Comunidades lectoras

El Sistema Universitario de Lectura Universo de Letras reconoce la gran capacidad de organización y trabajo de la comunidad Universitaria.

¿Tienes un proyecto que contribuya a la formación de comunidades lectoras? Queremos conocerte.

¿Te gustaría fortalecer tu proyecto? Te ofrecemos capacitación, asesoría, acompañamiento y materiales de lectura. Consulta nuestra sección Curso y Talleres, y escríbenos:

info@universodeletras.unam.mx o llama al 56226666 Ext. 48870

Experiencias lectoras

El Taller de lectura y creación literaria ”intervención poética” nace en 2016 como una iniciativa del alumno Luis Ángel Gutiérrez y del profesor Guillermo Marín en el Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Naucalpan. Originalmente se planteó como un Taller de Lectura de autores clásicos greco-latinos, pero inmediatamente se convierte en un taller de lectura y análisis de textos literarios. La idea de promover la poesía entre la comunidad, da paso a la lectura de poemas en espacios públicos: salones de clase, explanadas, y por iniciativa de algunos de los miembros del taller, en casi cualquier lugar donde se encontrara escuchas dispuestos a escuchar un poema. 

El taller se realizaba todos los miércoles de una a dos de la tarde en la sala de piano del CCH Naucalpan, y una vez a la semana los integrantes visitaban sorpresivamente los salones de clase para leer a estudiantes y profesores, la poesía  de César Vallejo, Pablo Neruda, Arthur Rimbaud, y por supuesto el favorito de los integrantes del taller, que para entonces contaba con más de diez participantes: Fernando Pessoa. Fueron cientos de poemas, y muchos los poetas que se dejaron oír ese año y el siguiente; así como cientos de alumnos los que pudieron escuchar.  

Más tarde el taller se convirtió también en un espacio de creación literaria, donde los jóvenes podían dar a conocer sus escritos. Los resultados se han dejado ver en los eventos en los que hemos participado, en ocasiones acompañados por el ensamble de jazz  del CCH Naucalpan, y por la reciente publicación del libro de uno de sus integrantes, Mixiti Gómez, de quien pronto estaremos leyendo en público “El sueño y otros poemas”.

EL LIBRO-CUC

HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA COMUNIDAD LECTORA

Desde hace un par de años, pensamos en la bondad de tener un libro club en el Centro Universitario Cultural – CUC, una institución que promueve, desde 1962, la formación cultural y humanista de la comunidad universitaria, prioritariamente de los estudiantes. A mí se me “atravesó” el sismo, y solo renové el impulso cuando participé en el Programa de Abuelos Lectores y Cuentacuentosde la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, en donde elaboré el proyecto que serviría como base para esta empresa.

Los destinatarios del proyecto son los estudiantes, predominantemente de licenciatura, quienes no solo participan en las actividades culturales del CUC, sino que transitan por él, ya que tiene una entrada por el Circuito Escolar, frente a las facultades de Derecho, Economía y Odontología, y está integrado al tránsito peatonal hacia el Metro Copilco.

La principal motivación para crear el Libro-CUC fue la percepción, avalada después por investigadores, de que, si bien los estudiantes leen mucho, la mayoría lee libros relacionados con su disciplina, y son pocos los que leen literatura. Estamos convencidos de que, leyendo textos literarios, las personas adquirimos no tanto información, como experiencia, pues proporciona la posibilidad de vivir a través de, no únicamente de conocer sobre; por ello elegimos el lema: experiencias de lectura, experiencias de vida. 

Siguiendo las ideas de Louise M. Rosenblatt en La literatura como exploración[1], “por medio de la literatura participamos en situaciones imaginarias, vemos a los personajes experimentando crisis, nos exploramos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea”. También sostiene que el propósito estético requiere que el lector preste más atención a los aspectos afectivos, ya que la experiencia de lectura de una obra literaria se estructura a partir de una combinación de sensaciones, sentimientos, imágenes e ideas.Esta experiencia cultural y humana abre horizontes, ensancha la visión y aporta una base en todos los aspectos de la vida, pero especialmente en el desempeño de cualquier profesión, ya que nos permite tener puntos de referencia más amplios, una mirada crítica y una postura personal.

Nos propusimos como objetivo mejorar la calidad de las experiencias literarias de los estudiantes de la UNAM que participen en el Libro-CUC, e ideamos una serie de actividades para lograrlo, como crear Rincones de lecturapara ofrecer libros en algunos ambientes amables como el hall, la cafetería o el jardín interior, a fin de que los estudiantes tengan oportunidad de sentirse atraídos por una lectura; prestar libros a domicilio; promover el Trueque de novelaspara que intercambien las que les hayan gustado; organizar un Círculo de lectura, en el que se lean textos, se realicen charlas literarias y se escriba creativamente; presentaciones de libros, y demás.

Uno de nuestros obstáculos para echar a andar el proyecto, fue contar con los libros, e iniciamos una campaña de donaciones. Lo mejor fue que, hacia finales de agosto del año pasado, el Programa de Fomento a la Lectura de Universo de Letrascambió a Sistema Universitario de Lectura, y se creó el programa de Comunidades Lectoras, proyecto que busca contribuir a su formación, con capacitación, asesoría y materiales de lectura. De manera que nos constituimos en una de ellas, y nos dieron en préstamo un acervo de 100 libros, seleccionados por especialistas y teniendo como destinatarios a jóvenes, lo cual es una gran ventaja. Dicho acervo nos fue entregado una semana antes de la inauguración del Libro-CUC, el 17 de octubre de 2018.

Hasta ahora solo hemos concretado el Círculo de Lectura, para el cual también hemos recibido la asesoría y acompañamiento de Universo de Letras, pues han asistido jóvenes que participan animando la lectura y la escritura. Amablemente nos han acompañado algunos maestros como Marimar Argüelles, Rafael Cessa y David Ochoa. Nos estamos reuniendo todos los miércoles de 13 a 15 horas y, poco a poco, se están integrando más jóvenes, aunque ha sido difícil mantener un grupo estable, pues cambian de horario con el semestre; cambian de ciudad para conseguir trabajo; tienen épocas en que realizan trabajos finales y tienen exámenes. También nos acompañan algunas personas de la tercera edad; las coordinadoras somos egresadas del Programa de Abuelos Lectores y Cuentacuentos.

Los retos son muchos, sin embargo, es estimulante compartir con los jóvenes la riqueza de experiencias que provee la literatura.

Margarita Krap

 [1]FCE, Espacios para la lectura, 2002.

En el programa Islas de la Lectura encontré una comunidad conformada por compañeros de diferentes lugares y carreras. Encontré que la lectura no es una actividad solitaria, sino que puede (y quizá debe) ser compartida con los demás. Encontré diferentes visones y experiencias de un mismo libro. Encontré que los lectores también podemos escribir historias. Encontré que incluso las personas más introvertidas pueden hacerse escuchar. Encontré un amor escondido: la literatura infantil. Encontré que las posibilidades de ayudar a alguien a encontrar el texto de su vida son infinitas.

Pasar por el programa Islas de la Lectura fue una experiencia que me ayudó a crecer como lectora y como persona. De este lugar me llevo un grupo de amigos unidos por el gusto de compartir historias, momentos inolvidables marcados por lecturas insospechadas y la vocación de conquistar el mundo un libro a la vez.

De-lirio comenzó en febrero de 2016 como un taller literario organizado por estudiantes de Lengua y Literatura Hispánicas y de Filosofía. Su finalidad era abrir un espacio en el que los alumnos pudieran dar a conocer sus creaciones y al mismo tiempo ejercitarse en la crítica literaria.

A través de reuniones semanales en la FES Acatlán, se consolidó un grupo de ocho integrantes, todos ellos con firmes inquietudes creativas: Eduardo Serdio, cuya lírica mezcla el erotismo con la forma sensual de la naturaleza; Xochipilli Hernández, poeta y narradora potosina de una cotidianidad contemplativa y un lirismo desenfadado; Jocsan Moreno, escritor poblano de una voz poética singular que logra unir la tradición española y la vanguardista; René Fragoso, poeta cuyos textos manifiestan un estilo claro y una sencillez exquisita; Iván Zurita, cuya voz lírica nos remonta a los grandes poetas latinoamericanos; Leopoldo Orozco, narrador bajacaliforniano caracterizado por la brevedad y ritmo de sus textos; Abraham Valenzuela, narrador de gran bagaje filosófico, heredero de las corrientes góticas y pulp de la lengua inglesa; y Misael Maqueda, cuentista que retrata la vida urbana con la sensibilidad de un John Cheever.

Los intereses y propósitos del equipo se ampliaron hasta incluir también la revista De-lirio, un proyecto editorial independiente y de difusión cultural en el que se publica poesía, cuento, ensayo, minificción, artículos y reseñas.

Desde entonces el taller ha crecido y poco a poco ha contado con más talleristas. Asimismo, la revista ha sido presentada en varios estados de la República como Baja California, San Luis Potosí, Puebla, entre otros.

En la Ciudad de México, la revista puede adquirirse en la librería Jorge Cuesta y en la librería El Laberinto.

Los horarios del taller en la FES Acatlán pueden consultarse a través de:

tallerliterario.delirio@gmail.com

www.facebook.com/tallerliterario.delirio

El uso circunstancial de la palabra (hablada y escrita) en la academia, de cual fuere el área y profesión, es primordial y atenta por los involucrados en el programa, tomando un nombre correcto; un universo de letras donde cada uno debe colocar su aterrizaje lingüístico en un papel; impreso o en blanco.

Favorablemente me encuentro adscrito desde el inicio a este maravilloso proyecto mediante los “círculos de lectura”; programa piloto; generación 0; inicio del programa… Cual fuere el término es para un mismo objetivo.

Comprometido y con un interés vital de la literatura, iniciamos en la Escuela Nacional Preparatoria para comprender la desvinculación y desinterés del universitario y bachiller a la lectura, escritura y oralidad. Con el sentido responsable y la visión de comunicación visual dentro del área del diseño, decido proseguir en tal circunstancia vital del amor y gusto a la lectura y escritura dentro de la Facultad de Artes y Diseño como creadores de imágenes; la importancia de conocimiento general y expresividad (colectiva o personal). Provocó un enorme interés y excitación de compartir la lectura (fomento) a la comunidad; compartir el universo de letras desde Tertulia Trivio (el cual tiene como objetivo el “desarrollar y gestionar un proyecto donde se fomente la lectura, literatura y escritura, por medio del alumnado[…] Acercar más a la comunidad universitaria a la literatura y filosofía, en sus horas libres para el fomento autónomo de la misma; complementar la ideología, pensamiento e información cultural. Mediante la creación de un espacio itinerante para su fomento y desarrollo”).

Tertulia por: la reunión de personas que se juntan habitualmente para conversar o discutir sobre una determinada materia o sobre temas de actualidad. YTrivio por: ser proveniente al conjunto de las tres artes liberales relativas a la elocuencia (gramática, retórica y dialéctica) que, junto con el cuadrivio, constituía los estudios que impartían las universidades.

El interés está dentro de uno por la necesidad de comunicación, el problema y el desarrollo debe ser el amar y tener el gusto a la lectura, después la escritura y por ende la oralidad, mediante las actividades del círculo –un espacio itinerante; otro universo, el universo de las letras.

Siempre he creído que estamos donde estamos por pequeñas casualidades que llevan a grandes cosas. En la preparatoria, fue por una casualidad que entrara a una clase de Literatura Iberoamericana (y debo decir que solía faltar algunas veces). También fue por una casualidad el que mi entonces profesor viera un panfleto de Universo de Letras anunciando el taller Círculo de Letras, y por otra casualidad lo comentó en clase «Es un taller de fomento a la lectura, quien vaya tendrá un punto extra»¿Es enserio, voy a perder clase y me darán un punto? Alcé la mano lo más rápido que pude. No es exagerado decir que a partir de ese cúmulo de casualidades, mi vida cambió.

Conocí a mi gurúen el fomento a la lectura; Rafael Cessa. Fue gracias a él y a ese taller que descubrí lo maravilloso que es compartir la literatura, también conocí todos los otros libros, novela gráfica, libro objeto, y a la poesía. Abríun círculo de lectura en mi preparatoria que no es, otra vez lo digo, por exagerar, pero tuvo un éxito tremendo, todo esto con apoyo de Universo de Letras que nos proporcionó un vasto acervo de cien libros. No estoy segura de cuántos asistentes eran los alumnos de preparatoria que iban dos horas a leer-nos cada semana, pero hubo ocasión en que el salón para cincuenta personas se nos hizo chico.

Me queda claro que esa fue una de mis primeras experiencias como mediadora de lectura, pues después decidí seguir en ello y tomé un diplomado en mediación de lectura, abrí una sala de lectura durante un año para niños en mi comunidad, quiero decir con esto que gracias a la UNAM de cierta forma mi colonia se viobeneficiada. También di talleres en FILIJ, en La Fiesta del Libro y la Rosa, incluso en Ensenada B.C. He acompañado a Universo de Letras desde hace ya seis años -un cuarto de mi vida- y sigo allí porque Universo de Letras me formó y me ha acompañado a mí. Sigo en la mediación de lectura, y la verdad es que no sabría que estaría haciendo ahora si no fuera por esas casualidades que se juntaron para crear tan necesario programa de fomento a la lectura. Así que ¡Viva Universo de Letras! ¡Viva la UNAM! ¡Vivan las casualidades!

En abril de 2018, a partir de la realización de la Fiesta del Libro y la Rosa, el Centro Cultural de la UNAM abrió las puertas a los talleres para la primera infancia dando todas las facilidades para que dos grupos estén funcionando:

“Anidando con palabras” es un taller para bebés de 0 a 2 años

“Brinquitos a las letras” es un taller para preescolares de 3 a 5 años

En ambos casos los peques asisten acompañados de un adulto, casi siempre la mamá, el papá, a veces ambos, y también las y los abuelos, tías, tíos, madrinas, padrinos, hermanos y hermanas mayores.

El objetivo de los talleres es acercar a la literatura de forma lúdica con el fin de que los más pequeños disfruten el contenido de los libros y comiencen su gusto por la literatura,  estamos sembrando las bases para la formación del hábito lector desde la más temprana edad.

Los libros que leemos los ponemos en una canasta, todos nos sentamos en el piso alrededor de los libros y en una primera parte la mediadora Poupée hace lectura en voz alta de diferentes tipos de libros: algunos son pequeñas historias, otros son libros de canciones, libros de juegos, poesía, libro álbum. Jugamos, cantamos y contamos. Aproximadamente se leen un promedio de 7 libros por sesión.

Después de esa primera parte, los peques eligen los libros que desean que sus acompañantes les lean, y se da el tiempo para lectura uno a uno, los adultos abrazan a sus peques al leerles y los arropan con las palabras.

Las sesiones duran una hora en la que los peques conviven entre ellos, con sus familias, con otras familias y todos alrededor del libro y la lectura.

Las familias que viven esta experiencia forman comunidades, amistades y hasta se han hecho compadrazgos.

Hemos visto que el interés por formar la biblioteca del hogar se incrementa, nos comentan que en ocasiones no saben qué comprar en las librerías pero una vez que conocen los libros en el taller, saben qué títulos les gustan a sus hijos y los adquieren.

Las sesiones son semanales, gratuitas  y se realizan en ciclos de 6 semanas. Hasta el momento hemos tenido una gran demanda, una vez que se abren las inscripciones en un par de horas se llenan los grupos y se forma lista de espera.

Pueden ver videos y fotografías en la página

https://www.facebook.com/MarDeConocimiento/

X