— No es tristeza, es raro. No sé cómo describirlo. Seguro pasa pronto. — No me gusta, taaanto, taaanto. No sé, no sé que es.
En mi corazón nada debía temer. Comencé a vivir sin nombre propio,   sin emociones, sin sueños ni espíritu. Sin saber escribir.   Era mi
Antes de morir, mi abuelo me pidió que preparara su platillo preferido: yakisoba de verduras. Él es el hombre más sabio que he conocido, porque
El aterrizaje forzoso te lleva más allá del destino planeado. Intentas establecer contacto con los tuyos, pero los aparatos de comunicación se han vuelto inservibles
Ayer las cosas perdieron su nombre, lo dejaron regado en el cesto de la ropa sucia, en el rincón polvoriento del cajón más olvidado, entre
Hoy escribo para olvidar todo lo que alguna vez significaste para mí. En realidad no recuerdo cómo nos conocimos, pero recuerdo que me enamoré de
Quisiera renombrar las cosas del mundo; vivir en una tierra donde todo es al revés y lo que creíamos conocer ahora es algo más. Quisiera
Tengo una lista de cosas que no tienen nombre. Soy una persona de palabras, así que, si no tengo una palabra para algo, prefiero evadirlo
Esa tarde fui feliz.   El atardecer sabía a melancolía, se escuchaba lo que ayer se habría llamado música, aunque era sólo la vida.  
Ese día un penoso silencio se había adueñado de su lengua tras haber formado parte en tan abominable suceso. Quería compartirlo, pero todas las palabras
Esa mañana un silencio dominaba el edificio. Sin embargo, decido no darle importancia, así que subo al tercer nivel para dirigirme a mi salón. Otra
Desperté una mañana después de una noche de la que no recuerdo nada, tuve un sueño, una pesadilla: un hombre se acercaba a mí mientras
Las tres de la madrugada. De nuevo. Beber tanto café antes de dormir nunca es una buena idea. Siento como si una carcajada estuviera atrapada
Existen diminutas criaturas capaces de adivinar el pensamiento y registrar las emociones con una sola mordida. Estas criaturas poseen sensores ultrasensibles y habitan en atmósferas
Mientras esos ojos verdes brillaban jugaba con su cabello rizado sin saber que estaba siendo observado  por ojos que igualmente la acosaban. Entre tanto, los
Denuncia litera Debajo de mi cama vive un monstruo. Ahí se la pasa echado cómodamente todo el día. (No, esta no es una historia más
Mi obra favorita es La Sylphide, el primer ballet romántico que se estrenó en el escenario de la Ópera de París. La coreografía corrió a
Sueños absurdos que no me abandonan llenos de seres que no logro entender, es una certeza que me hacen temer, sin embargo, observo como accionan.
Izquierda. Izquierda. Izquierda. Miras una y otra vez la pantalla. Ninguno te convence.  «Nada serio, solo sirenas o ninfas del bosque». Primera foto, duende de
Hay un estupor en los límites de la habitación, los muros se hacen lejanos y agobiantes por la densidad de los gases de azufre. Así
Aquella mañana Pedro corría tratando de no pensar, dejándose llevar por el sonido de las gotas de rocío que caían contra el suelo. De pronto
Popularmente se cree que algunos monstruos suelen habitar entre las tinieblas o en cualquier otro lugar lejano de la vida en sociedad y que, por
El monstruo de mi cama habitó ahí durante toda mi niñez. Todas las noches antes de dormir, cuando iba a apagar la luz de mi
Yo sé que mi mamá me dice esas cosas para que no ande de chillona, pero a veces miente. Como cuando me dice que los
  I. Reencuentro La joven de cabellos ensortijados veía el campo de ambos lados mientras se encaminaba a su casa. No estaba segura de si
Despiertas y la miras mientras aún duerme. Se ve tranquila. Tratas de llamarla por su nombre. En lugar de eso dejas escapar un balbuceo. Quieres
Cuando nos vimos se me detuvo el corazón; no supe cómo nombrar aquello que sentía martilleando mi alma. Rompiste con todo lo que, según tu
Fue decayendo la tarde como rosales de un jardín. Colores rojizos van pintando el ardor de un cielo, con las esculturales figuras de mármol espumoso,
Cuando  Mariana        y     Yo  Nos desterramos bebimos de aquella  fuente            prohibida    Vimos las cosas como son  y nos quemó  sentir la verdad  en la
Las personas no se cansaban de decirme que los viajes astrales son peligrosos, que te puedes quedar en otro plano y no sé qué tanto.
Las luces parpadean sobre mi cabeza, confiriendo a mi reflejo en el espejo roto un cariz más atemorizante… ¿o sería atemorizado? Soy una quimera, un
View Fullscreen
Algunas veces me preguntaba, ¿qué pasaría si me restringiera de toda inhibición y decidiera dar rienda suelta a cualquier cosa que se encontrara en mi
El cuarto está inundado de un olor putrefacto. Afuera ya no se escuchan los sollozos de Graciela. Ha decidido dejarme en paz… o el olor
—Lo encontramos vagando por las vías del tren. Se ve que estas 24 horas no le han sentado muy bien. Aunque esté vestido huele asqueroso,
—Mi abuelo decía que en realidad sí existen las criaturas marinas. —¿Sigues creyendo en cosas que nos decía el abuelo? Él también dijo que en
De todos los monstruos habidos y por haber, ninguno me aterra tanto como mi escritura. Los monstruos que aparecen con la noche se desvanecen al
Escribo para despabilarles la conciencia y que vislumbren a los seres fantásticos sumergidos en nuestra cotidianidad, pues están casi abandonados y, por eso, inmersos en
Había empezado a perder el pelaje, el color de su piel se hacía amarillento, las orejas se encogían, aunque todo lo demás aumentaba de tamaño.
La puntiaguda nariz se deslizaba sobre la tabla con un dólar que había introducido incesante en sus fosas. El billete había sido un obsequio de
Las sombras bailaban alrededor de mí. La luna llena de octubre iluminaba el amplio claro dentro del bosque en donde me encontraba. Al centro de
Desperté, giré mi cabeza en búsqueda del reloj, era muy tarde, me dispuse a dormir cuando una sombra pasó rápidamente por mi puerta, por su
La Ciudad de México es un monstruo. Tal vez todas las ciudades lo sean, pues nacen de sueños y utopías que, al encontrar formas materiales
Recostado en mi cama, a punto de conciliar el sueño, veo que entran por la ventana, aquellos fantasmas azules. Comienzan a caminar suavemente por las
Sería a cinco años del matrimonio de Debra y Andrés cuando la condición mental de ella empeoró. Sufría de largos insomnios en lo que pensaba
I. La muerte, otra transformación    En la muerte deleitémonos de lo infinito.   Para quien en su interestelar odisea ríe con eternidad a su
Petra mantenía una dieta a base de vegetales, desde su niñez creció en un pueblo pesquero y diariamente era testigo del sufrimiento de los peces
Se dice que en los pasillos de esta universidad se oye el rumor de un ente de colores verdosos y azulados que sube y baja
Crecí sin compañía próxima, es decir sin hermanos, primos u otros niños de mi edad dentro de mi familia. En mi infancia las únicas pantallas
Creo en los duendes. Esos pequeños seres que se encargan de hacer travesuras con mis cosas, aquellos que se roban mis calcetines y mi joyería,
¿Alguna vez te ha pasado que “se te sube el muerto”? No sé si es que no poder moverte causa tantísima desesperación que comienzas a
Tuve un lunes de clases agobiante, eran las ocho de la noche cuando salí del instituto. Quise relajarme un poco, así que caminé hacia el
Cuando nos referimos a un monstruo es claro que imaginamos grandes dientes filosos, un cuerpo y rostro horrendo y unos ojos siniestros esperando el momento
Algo ha cambiado, estoy segura de eso. Los mares de ahora no se ven tan oscuros como solían estar antes, no por nada eran llamados
Criatura oscura que en la noche nombro, dulce quejido que enmudece el sueño. Finos dedos, de mi mirada es dueño. Con pesadez en mi afligido
¿De quién eran esas manos frías que tocaban mis sábanas? Aun no lo sé, pero ese tacto nocturno me es conocido. Esas uñas que, afiladas,
Otra vez. Un suspiro encapsulado le desgarraba la garganta, descendía desde el cuarto de plumas rosáceas hasta la bóveda de jugos ocres, amarillentos, pardos. Se
La tierra intenta ocultar los horrores inenarrables que yacen en lo profundo de este lastimero y corrompido mundo. Fuimos hechos de lodo y en lodo
Intervalos de tiempo me encarcelan en la gravedad, me veo incapaz de avanzar ante aquella obscura adrenalina que ha emanado de mi ser; quiero gritar,
Desde pequeña he convivido con él, a veces puedo soportarlo y por momentos diría que me cae bien. Algunas otras, ha estado conmigo cuando nadie
Existe un monstruo, que te infunde tanto miedo que no te permite realizar tu vida con normalidad: no tiene grandes dientes, no tiene un olor
Lo tenía entre mis cuerdas bucales casi todo el tiempo, impedía que hablara y que le contara a cualquiera de su existencia. Era una marioneta
Un día nublado Guro se despierta de su siesta invernal. Le duelen las dos cabezas, se le entumecieron los brazos de tanto tiempo que estuvo
Es normal que la noche sea el motivo de los miedos de muchas personas, el caso de Jhosep no era la excepción. Todo el día
A estas horas se asoma la angustia a mi ventana. Cierro los ojos, pues sé que aparecerá dentro de poco; la oscuridad, el silencio, el
La comida falta desde hace días. En nuestro refrigerador las verduras, las frutas y la carne están llenas de mordidas. La respuesta más lógica que
He llegado a tu castillo atravesando el vasto bosque, derribando muros y esquivando cada trampa. A diferencia de otros días, te pido que escuches, por
View Fullscreen Voy a nombrar las cosas, los sonoros altos que ven el festejar del viento, los portales profundos, las mamparas cerradas …
Todo empezó por un motivo  Aprendí lo que me enseñaron   fui lo que predeterminaron. Yo desaprendí, para no sufrir tanto  Descendí de la luna    donde
Ahí estaba yo, sentado a la orilla de la playa, tratando de que la brisa se llevara mis penas y que el mar lavara mi
Nace del silencio, genera un vivir ausente, pesa una inmensidad y puede impedir que te levantes. Te acompaña día a día, el entorno lo llena
No hablo el idioma de esos ojos que me miran y me sacuden como un temblor, no reconozco esas manos que tocan mi cabello, las
Nos mirábamos los unos a los otros, la sospecha en los rostros era notoria, la pregunta en la mente de todos los que estábamos ahí
El hombre siempre busca respuestas. El primer paso para encontrarlas es el autoconocimiento, permitirse sentir y pensar. Más allá del desahogo con los cercanos, si
Aquella noche no podía dormir. En la madrugada el pensamiento abrasa mi cerebro y extirpa la razón. Recuerdo que lo vi, por primera vez, en
Pum bom bun El gato negro salió del salón Pum bom bun Se paseó por el patio Pum bom bun Hizo añicos mi corazón  
A Julián, y a dos más que juegan en casa ajena  Llegó un día de la escuela. Sola en casa, pensó que era buena idea
Con esa música post punk que se escuchaba en el bar, la chica vio al gótico de sus sueños; tenía miedo de acercársele. Sin embrago,
Chan pal te llaman los campesinos de Acanceh  Travieso y malévolo Se escabullen en las ruinas y montes de Acanceh para hacer su propio lio 
Dijeron que los monstruos vivían debajo de las camas, dijeron que eran horribles; ahora sé que estaban equivocados. Tú eras diferente, con ese aspecto hermoso
En una noche de otoño,  eras la mujer de cabello verde la mujer blanca que se acercó a mí como si me conociera de toda
Durante un siglo Drácula y Dorian Gray se han reunido para conversar. Tratan de contar algún suceso que impresione al otro, pero cuando se ha
Somos seres habitados. Por el otro; por los otros. Afirmamos de manera equívoca que somos uno, “yo soy así”. Como si fuéramos esencia de nacimiento.
Hay que entrar en esa paranoia hasta encontrar una solución lógica al temor. Hay que creer que el problema es nuestra mente y no lo
Catalina juega a los embrujados: no puede hablar hasta que digan su nombre. El problema es que nadie lo hace: ni su padre, ni su
Hermes: —Mi señor. He aquí el listado solicitado por usted sobre la humanidad, todo esto lo he traído a partir de recoger todas las cartas
¡Mamá, papá! Hoy es un día muy especial para mí, hoy cumplo lo que siempre quise y me encuentro contento porque sé que con este
Ella dejó las cartas ganadoras sobre la mesa, la suma de éstas daba 12. Él ganó obteniendo el aclamado 21. Más tarde, se enamoraron en
Las cartas están sobre la mesa, Sin pensarlo tomé la de la derecha,        alzo mi carta y solo miro que todo está perdido, Esa carta
Hubiera preferido, mil veces, haber leído su carta antes de la tragedia. Era mi amada, aquella a la que le entregué mi ser sin esperar
—Pon tu mano en la baraja —me dijo la mujer mientras la revolvía— y visualiza el camino al que nunca has querido ir. Cuando termines,
Mis ojos descalzos caminan sobre tu alba piel, Estremeciendo las plantas de mis pupilas. Mi mirada busca interpretar Las cartas sobre la mesa Que tus
—Acéptalo Leo, no hay forma de llegar hasta ahí. Tenía que admitir que el reciente pesimismo del perro me incomodaba a pesar de lo mucho
Nos encontrábamos en un recinto frío y húmedo. Parecía que recolectaron a las once personas que estábamos presentes con una sola característica en común: ya
De las sombras sobre la pared, las narices aguileñas y arrugadas, otras redondas y rosadas, diez monjes conversaban sentados en sillas contiguas de madera tallada
La noche es cálida, igual que aquella vez hace quince años. Todavía la recuerdo bien: el aire olía a azúcar y el ambiente se inundaba
Había escuchado varias historias sobre la fortuna designada a cada uno; sin embargo, nunca las creí. A pesar de ello, aquella tarde fui arrastrada para
El destino es el sentido que encontramos entre coincidencias. Otorgamos un gran peso de significado a los pequeños sucesos para encontrarlo, porque nos aterra aceptar
Querido E., hoy, sin querer, volví a abrir la libreta café que me regalaste aquel día. Sigo sin atreverme a escribir en ella porque pienso
Pasaba el tiempo recolectando cartas perdidas y se decía que escribiría una historia con ellas. El azar determinaría los nombres, personajes, escenarios y demás datos
Cuando yo era niña pensaba que todas las familias tenían un Julián. Un día, mi padre muy serio me dijo: «hija, Julián es especial, es
Estaban ahí frente a mí, sobre la mesa, todas esas cartas que habías escrito mientras yo estaba lejos pero que jamás te atreviste a enviar,
Al centro —el yo presente— el Juicio o el Eón: Siempre que te busque Siempre que me deje encontrar Escucho tu llamado de trompetas dulces
Oriente ha dado a luz juegos con significados particularmente simbólicos, que han sido denotados en varias ocasiones en la literatura: el Ajedrez de Borges es
View Fullscreen
Una vez vi un bosque en la yema de tus dedos. Era cálido, casi enternecedor. No poseía troncos, ni hojas, ni animales, no tenía imagen.
Las encontró guardadas en uno de los compartimientos de la nave. Había cartas de Júpiter, Marte, Saturno, incluso de satélites naturales y planetas enanos como
Llegó el día en que me sentí acorralado en la búsqueda constante de un nuevo amor, o en el ilusorio escenario de reencontrarme con uno
Cuando llegué a casa todo parecía diferente, mamá estaba enferma. Dormía, su respiración era torpe e irregular. En su tocador había un sobre con mi
Me miré al espejo,  puse las cartas sobre la mesa.   Has escuchado lo inaudible,  vivido lo insoportable,  superado lo inimaginable, dijeron las cartas.   
Todas estamos muy nerviosas. La elección para ser la nueva gran bruja está cerca y no hay nadie que lo desee más que yo. Me
XII El Colgado aparece ante mis ojos, la fina mano la posa elegantemente sobre la mesa. Un San Sebastián suplicante e invertido representa la carta.
¿Crees en el destino? Yo he dejado de saber si debo hacerlo. La chica de rizos largos no se veía como una gitana, aunque hablaba
Y pensé en escribirte a ti, a lo imposible. Tengo que dar un discurso, pero no sé cómo hacerlo. Invoco, entonces, a tu benignidad y
La tormenta se apoderaba del bosque. Mis pies iban como patines sobre el camino de piedras. Mi impermeable se encontraba empapado: parecía una extensión de
Una vez vi un bosque desde mi ventana, y al lado de este vi un pueblo. Mi madre me pedía no acercarme. Nuestra casa tenía
Camino en la sombra del sendero donde las huellas de las corredoras permanecen y el humo de mi pipa se hace nada. A diferencia de
Cuando era adolescente necesitaba modelos de inspiración.  En el bosque los encontré.    En el trote diario me sentía acompañada por el ritmo de mi
No sé cómo he llegado a este punto y no sé cómo salir de aquí. Me encontraba caminando entre inmensos árboles de abundante follaje, podía
Ya no quedaba comida cuando comenzó a escasear el agua… La tormenta comienza a cesar. Es la tercera y parece ser la última. En otro
sobre la mesa te siento    y barajo tu suerte sobre la mesa las verdades      las cartas abiertas   reinas y reyes en tus senos     en
—¿Sufrió mucho? La verdad es que nadie estuvo contigo en ese momento. Nadie sabía nada sobre ti, pero sentía que podía decírmelo. No borro de
Ahí está en su oficina: una ventana a 90 metros de altura. La parte de techo y piso que le tocan, como al piloto. Es
Tristes por la deforestación, los animales que habitaban en el bosque huyeron a las ciudades en busca de refugio. Trataron de acoplarse a la agitada
Una vez vi un bosque me adentré me volqué al voltear me perdí. Hojas cálidas cayendo ramas verdes cubrieron su cielo. Me llamaron por mi
Una vez vi un bosque  Cuántas historias sepultadas bajo las hojas, cuántos vientos visitando las ramas.   Acabo de nacer en ese bosque  pero lo
Una vez vi un bosque y mi corazón se derramó en él. Algún día, alguna noche, me perdí entre sus ramas;  mil veces, una y
Una vez vi un bosque reflejaba mi propia sombra  dividida en cuatro partes una alteración de luz   así lo dije pero la noche vio
En ocasiones se dice que todo está predestinado, que hay un guión ya escrito acerca de los pasos que daremos. Pero si pensamos en la
Una vez vi un bosque y decidí adentrarme; explorando el corazón de ese lugar, entre tantas ramas decidí hacer un hogar. Cediendo a mis pensamientos
Me llevó al lugar en donde todo había comenzado. El sol tenía poco de haber desaparecido tras el horizonte, la tierra estaba cubierta por las
Una vez vi un bosque… estaba lleno de toda clase de luces, algunas con un destello inmenso, otras que casi estaban por apagarse; algunas más,
Aquel día caminaba por el bosque de Chapultepec, veía a las familias, parejas, niños jugando; risas dominaban el entorno. Decidí adentrarme entre los árboles, poco
Una vez vi un bosque en donde una pequeña niña de ocho años caminaba entre los árboles. Faltaba poco para anochecer cuando se detuvo frente
La gente del pueblo se regocijaba en la tranquilidad del viento; los árboles, a lo lejos, eran acariciados por los rayos solares. El sol de
Llueve como aquella noche cuando mamá me reveló sus deseos mientras yo me cubría de pies a cabeza con las sábanas. El frío se colaba
Un día un viajero fue exiliado de la ciudad de las nubes al bosque inefable. Las leyendas decían que nadie salía de ahí, ni muerto,
Una vez vi un bosque, era mágico y de un aura misteriosa. Los pobladores que vivían cerca creían que en sus entrañas rondaba una diosa
En la película de Disney, el sendero se bifurcaba en dos. El caballo, como buen animal, guiado por instintos, quería recorrer el camino seguro e
¿Hay algo para apostar… qué me ves? Háblame, taciturna; tras esos lentes tuyos de carey, develarte no sé.   Cartas en mesa, hazlo sin bluff
Sentados a la mesa, con cartas entre las manos, nos enfrentamos en un juego, duelo a duelo, apostando quién sabe qué. Me miras entre pestañeos
0. El Loco   Tan pintoresco Sin importar la ruta sigue adelante   I. El Mago Has iniciado una gran epopeya con entusiasmo   II.
Miramos tenues y cálidos focos del árbol En el que aquel que no se deja amar colgó un lazo, Nos vemos. Lo objetivo es halógeno
Una vez vi un bosque en los ojos de mi presa. Lo liberé.
Caminar es uno de esos complicados movimientos que mecanizamos a tal grado que nos damos la oportunidad de desconocer la cantidad de músculos, huesos y
Una vez vi un bosque que llevaba directo al infierno. Si me acercaba lo suficiente a él, escuchaba mi nombre lanzado al viento en pequeños
Allí estaban encerradas en las locuras de la vida, asustadas, enojadas, perdidas.  Intenté siempre guiarlas por el camino más seguro, construyendo un sendero firme, pero