Slide Clic aquí

Cazador

Una vez vi un bosque en los ojos de mi presa. Lo liberé.

Cuidado al andar

Caminar es uno de esos complicados movimientos que mecanizamos a tal grado que nos damos la oportunidad de desconocer la cantidad de músculos, huesos y otros esfuerzos que deben coordinarse

Deseo

Una vez vi un bosque que llevaba directo al infierno. Si me acercaba lo suficiente a él, escuchaba mi nombre lanzado al viento en pequeños susurros.

El bosque de mis hijas

Allí estaban encerradas en las locuras de la vida, asustadas, enojadas, perdidas.

El bosque que se ve

Una vez vi un bosque,  cuyas raíces reptaban a través de un suelo generoso y dispuesto,  se alzaban con majestad las copas de sus árboles y comunicaban a las nubes

En la claridad de una tarde

Una vez vi un bosque, en la claridad de una tarde. Los ramajes se acompasaban con las siluetas del aire.

Estaciones

He vivido en este bosque desde su inicio, cuando no era más que pequeños retoños abriéndose paso entre la tierra, y antes de que las aves y las ardillas se

Hojas de otoño

Caí sobre las hojas crujientes de otoño.

La bruja de Castilla

Fue en 1527 cuando conocí a Fátima, la bella marroquí fugitiva de su esclavitud en Santa Cruz de la Pequeña Mar; ella fue quien de Marruecos huyó a Andalucía y

Los secretos del bosque

Una vez vi un bosque, oculto por una pesada y eterna neblina.

Perdida en el bosque dentro de ti

Una vez vi un bosque inmenso que parecía no tener fin; pero no sólo lo vi, entré. Algo relacionado contigo me hizo llegar ahí.

Ramal

Sus sombras ardían cuando movía mis dedos, no podía moverme, pegada a la tierra helada.

Recuerdos

Una vez vi un bosque Montañas altas y nevadas Ventanas y viento  Fotografías, pies fríos y gorros  Hojas secas quebrándose y botas.

Recuerdo cenizo

Una vez vi un bosque en llamas, unas llamas en las cuales se reflejaba un vano, un esquivo recuerdo que había estado intentando recordar desde aquel tiempo en que miraba

Reminiscencia

Una vez vi un bosque arder en llamas, vislumbré en ellas múltiples finales, sombras y colores vivos; fragmentos fugaces de amores pasados y sueños prohibidos.

Te seguí

Una vez vi en un bosque tu silueta matinal,  era tal tu esplendor que opacaba la luminosidad del sol veraniego.

Última medianoche

—¿Qué serías capaz de hacer por amor a mí?—, me preguntaste aquella tarde de verano.

Una vez vi un bosque

Una vez vi un bosque. Más de una vez, a decir verdad. Puedo recordar el olor a tierra removido por manos bruscas y arados.

Una vez vi un bosque

Una vez vi un bosque, era como los de las fotografías de mi abuelo.

Una vez vio un bosque

Una vez vio un bosque  a lo largo del fango:  se encapsuló en el fuego de las rocas, sobre el río saltaban salmones azabaches e inflamados.

Carta a la orilla de un nido

Querida:   Anoche tuve una visión. Me soñé al pie de un árbol, dormida mientras sostenía tu tierna mano.

Bosque

Una vez vi un bosque y ese bosque también vio en mí. Las copas de sus árboles se fruncieron, estaba intrigado con mi presencia.

Bosque

Mito petrificado, escribo la lengua de un sátiro. Al igual que aquella figura,  la esencia de mis palabras va desnuda.

A la sombra de un recuerdo

Una vez vi un bosque. Uno hecho de mis memorias.  Ahí, el canto de las aves son las voces de quienes ya no me acompañan.

Convocatoria septiembre 2021

View Fullscreen

Divagación geo-poética

Una vez vi un bosque que envolvía la carretera bajo los colores vespertinos. Hasta allá los oyameles, al frente un pastizal.

Pájaro de hielo

—Esta noche nevará —dijo el anciano sentado junto al fogón Lo miramos con incredulidad.  —¿Cómo lo sabe? —pregunté.  —Ahí, miren —respondió señalando la copa del pino más alto.

Ciclo

Nazco y expulso un rayo por mi espalda;  el corazón vomita lava. El capullo se derrite y soy libre.

Entre abedules

Una vez vi un bosque Bermejo y dorado  Desenterré ahí un cofre con mi nombre   Mis manos manchadas de tierra  Tomaron una llave de plata  Se supone abriría una

Olvidados

Una vez vi un bosque sangrar. Expulsaba de sus heridas una resina negra que inundaba las casas cercanas.

Capítulo 1. 1990

Él quiso quemarme. Me alejó de mi familia. Desde ese momento no tuve ninguna paz. Todo pasó tan rápido que no me di cuenta. Esto se convirtió en un vagar.

Una vez vi un bosque

Hurgo en mis memorias.

Más oscuro que el bosque

El príncipe se adentraba en la inmensidad del bosque maldito, al que llamaban así porque nadie se atrevía a cruzarlo: la gente contaba historias sobre rituales, demonios, hadas, unicornios y

El bosque televisado

Una vez vi un bosque, pero en la televisión; era uno de esos días aburridos, acostado en el sofá mientras, con un brazo estirado, apuntaba el control remoto hacia el

Flor solitaria

Una vez vi un bosque y entre las espesuras un pequeño susurro me dijo: “ven conmigo”.   A mediados de primavera eras la flor solitaria.

Relato de un sueño bifurcado

una vez vi un bosque y del bosque salían tus manos y tus piernas las manos querían establecerse entre los árboles entre las ramas querían acomodarse como lo hacen las

Historias de bosques

Mi abuelita murió hace muchos años. Su cabello era blanco y trenzado. Siempre vestía con su traje de colores y un güipil blanco tejido con flores, estrellas y pájaros verdes.

Decisiones

La elección fue tomada en el apuro y no hubo mediación ni duda alguna. No la pensé.

Clotilde

Estaba sentada sobre un castillo de paja, desde las alturas observaba las nubes moverse lentamente. De repente, un monólogo que se desarrollaba coherentemente entre preguntas y respuestas me distrajo.

Cavilaciones

El rostro herbáceo de tu fina noche                                              

Carta desde un rincón del bosque

Tras vivir dieciséis años en la ciudad de los estragos, del caos y la reinvención, el huracán me arrojó a la ciudad del viento, de la realidad austera, donde los

El bosque del encuentro

En un bosque de marfil caminé: tierra lúgubre, pasto anonadado, suave respiración, agitación ocultada.

Bajo sus sombras

Los árboles son gigantes solitarios y divinos testigos de la noche profunda donde los hombres sólo son basura que se arrastra no responden oraciones ni se conmueven ante el suplicio

Once horas

Un depresivo recidivante escribió poemas, durante las primeras horas de una noche, sobre la enfermera que conoció, ese mismo día, en la clínica, revelando lo maravilloso que fue conocerla y

Mudanza

La última de todas las cosas que Rodolfo subió al camión, una mañana de noviembre, fue una maceta vacía.

Un camino hacia la libertad

Debes aspirar a sonar alegre, muy fuerte y rápida; esta es la razón de tu creación y no debes negarte a tu destino.

Entre realidades

El espacio entre los pies y el suelo, entre los pies y la suela, la tela. La respiración que se mueve, latidos que corren más rápido, no descansan.

Caminante de las estrellas

Nací de la nada y de la vida, crecí bajo el sol y las estrellas con la tierra como cuna, con la piel entre la bruma.

De instantes a instantes

Cada instante viene y se va como el agua de un río; como tal, la vida fluye y pasa tan rápido que pareciéramos no notarlo, hasta que a veces es

Pedaleando

“Llévele, llévele, tamales calientitos para los que no han desayunado y no olviden su champurrado, guajolotas para los que tienen hambre, llévele, llévele.

Vigor lacónico

Vivir es el viaje más corto que he experimentado, aunque esos días de depresión parecían eternos, eran solo instantes, esa amistad de años irrompible ahora es polvo que se consumió

Tu llegada

Llegué a la Central de Autobuses de Puebla con una maleta voluminosa llena de mis pertenencias. Por primera vez viajaba solo.

Semáforos

Cruce de cebra. Mirada al frente o hacia arriba.  Ámbar y espera. Rojo y detente. Segundos como horas que necesitas que pasen. Segundos como rayos que no quieres que terminen.

Travesía nocturna

En la calurosa noche espesa, Sobre mi oído un mosquito reza. Mi camiseta blanca, empapada Se encuentra a mi pecho, espalda atada.

Pasos

Pasos, madre, pocos pasos. No eran horas o kilómetros. Tú lo sabías, madre. Y nunca anduviste ese camino empedrado con aflicción. Nunca caminaste con esperanzas de reencontrar a tu hijo.

La odisea de la vida

Viajar me lleva a esa realidad en la que jamás podría vivir.

Ida y vuelta al Centro Histórico

Entre las venas del metro circulo. Dos torrentes, verde-plateado y rosa, medio pálido por tanto tramo y calor entre doble cubre boca-NARIZ: por favor.

Hacia la tierra

Me han vestido con las mejores galas y me han acicalado como pocas veces antes.

El viaje hacia mis adentros

Después de tanto recorrer, me detuve y pensé: ¿acaso es tan largo el siguiente paso hacia la vida? ¿O tan solo la verdad depende de quien la mira?   A

Cartografiar lo invisible

Una figura en un mapa adquiere un significado único para quien no ha estado en el lugar que designan aquellos trazos.

¡Viva Juan Ortega!

Fue en enero cuando todo el pueblo me festejó como nunca a ningún otro. Después del estruendo de hace pocas horas, en la calle me desvanecí cansado y adolorido.

Migraciones

Titanic sé que la desgracia está entre nosotros, no ahora, tampoco el año próximo, todavía somos jóvenes, pero eso se pierde enseguida   Fabián Casas     Esta mañana cientos

La vida extraordinaria

Si alguien me preguntara, no tendría reparo en decir que he vivido una vida extraordinaria, pues aunque quizá no crecí en el lugar más deslumbrante o en la casa más

Nuestros viajes

Los viajes de los que tendremos que volver serán siempre cortos.  De la escuela de la playa de la vida de nosotros.

Viajar con imaginación (en décima espinela)

  1. En mis viajes se precisa recorrer poca distancia, así hago desde mi infancia sin dinero, ni deprisa.

Astros inconmensurables

  I.

Hermanas

Al venir de un hogar donde hablar de Dios es mal visto, siempre pareció normal que en los debates entre ciencia y religión se cuestionase la fe ciega en Dios;

Quizá buenas noches

Demasiada oscuridad, demasiado frío, demasiada soledad. ¿Alguien puede escucharme? Me rodea una sofocante oscuridad.

2008/12

Tengo que fingir para poder comer,  tapo las lesiones que me he provocado  sufro con absoluta calma no tengo ganas de dejar ningún pendiente.

El lugar donde dormitan los dioses

I No muy lejos del camino que lleva a la ciudad perdida de Saint-Cirq-Lapopie, unos viajeros se encontraron frente a una inesperada desviación.

Convocatoria Agosto 2021 – Una vez vi un bosque…

CONVOCATORIA AGOSTO 2021 Dirigida a jóvenes de 15 a 30 años  Tema del mes: Una vez vi un bosque… dos caminos se abrían en un bosque, elegí… elegí el menos

Ella y él

Ella se sorprendía a sí misma buscando la felicidad en cada reflejo.  Él se sorprendió a sí mismo cuando encontró su felicidad en ella.

Acortar la distancia

En una anécdota que Platón reproduce de Sócrates, se cuenta que cierta ocasión el filósofo Tales cayó dentro de un pozo al estar ensimismado observando las estrellas; una sirvienta de

Domingo

A Sarahi Consuelo de un regreso para un adiós  desconsolado   Miro en tu llanto el ansia  por verme volver   Miro el reflejo de la agobiante soledad   Mientras

Paseo corto

El lugar que dejo, sentimientos al borde atrás los caminos, vecinos se asoman las emociones ecos lejanos me voy acercando  apenas he dado unos pasos anhelos del oriente el Sol

Eres tú

A todos nos ocurren cosas que no deseamos y, en diversas situaciones, nos dedicamos a huir de esa tempestad emocional.

Salir de casa

Los viajes a corta distancia suelen ser los más largos.

Máquina del tiempo

Aun si me dieran una máquina del tiempo capaz de llevarme al s.

Buenos Aires, octubre 2019

Cuando esta postal te encuentre habrá viajado 7,392 kilómetros, también se habrá movido diferente en el tiempo   Al escribir te amo mi yo del presente le da un beso

Bello recuerdo

Y si cierro los ojos, Un pequeño susurro me habla. Es de color verde, Y crece en las afueras de la ciudad.

De la tierra y de ti

De unos meses a la fecha colecciono macetas.

Yo, colisión existencial

El modelo heliocéntrico proponía que el Sol, en su estado estacionario, era el centro del Universo, mientras que los planetas orbitaban a su alrededor.

Vacío musical

Despierto del ayer,          el café está caliente, comida sobre la mesa,           todo listo para caer.

Un extravagante universo de amor y polvo

El universo, el universo se expandió tan rápido como tú en mis venas, el universo es colosal como el cariño que sentí algún día por ti, el universo me enreda

Plantita

Otro paisaje que no sean los muros de mi cuerpo Enriqueta Ochoa   Sofía murió al sorber una botella de noche embotellada.

Las nubes

Hace poco leí una frase que, en esencia, decía que cuando alguien llora solo mientras llueve, aquél se siente un poco mejor pues las nubes lo acompañan en su tristeza.

El universo es redondo

Cuando tenía dieciséis años, mi psicóloga me preguntó dónde sentía que estaba el centro de mi universo.

Crónicas del centro de un universo

¿Día 3500 del despegue? Como siempre, me dedico a observar por la simple ventana que da al exterior. Un universo se abre ante mis pies.

Perfectum sensum

Hay tantos enigmas como seres en la tierra, todos poseemos diferentes formas de pensar, cada uno ama, dibuja, vive y siente de forma distinta en cada situación, poseemos un sentido

Habitación de hotel

Lugar de encuentro, topos/lugar, lugar que encuentro. Espacio designado, intimidad, choque violento. Encuentro desnudo, húmedo-tibio, gemidos, sábanas-fluidos. El tú y el yo.

Cosmos

El camino a casa a través del universo

—Houston, tenemos un problema… Día 1461. Comienzo a extrañar la compañía humana. Aquí siempre es tan silencioso, frío y solitario.

Eulalia

Al punto de las 23:00 horas, el espíritu de la bella Eulalia vaga por las calles dejando un rastro de pétalos a su paso, seduciendo a cuanto hombre pase por

Mirasol

Un girasol es demasiado grande, pero es su flor favorita. Pasé un poco de vergüenza.

Explosión del nuevo centro

Siempre soñé que sobre mí te centraras, siempre pensé permanecer bajo tu guarda.

Mi luna favorita

—Podemos estar de acuerdo que no me conoces, tal vez en otras circunstancias pudimos no sé, ser amigas, compañeras de trabajo, vecinas o una pareja feliz con hijos y un

Pregunta

I Te adivino fuera de mí  tan lejano e inalcanzable. Me miento.    II Dentro  sin sonido y moviéndose lento  expandiéndose por segundos desdoblándose hambriento.

Star Trek: centrismo y pensamiento humano

Nibiru, planeta clase M. James T. Kirk y Leonard McCoy intentan alejar a los indígenas del volcán que está a punto de estallar, pues arrasaría con los nibirianos.

Una luz trenzada cual corona de Circe

Dentro de un universo pueden caber muchas cosas  que podrían pasar a segundo plano con el tiempo  o con la sola intención de echar la mirada hacia adelante.

Meditación o Poesía de las partes del cuerpo

Grito a un ser vivo   Él es epifanía arcana de su ser, totalidad de su torrente sanguíneo, es cada suspiro al alba que ellos asfixian con su descuido.

Los cachetes

Todos los tenemos, unos más que otros, pequeñas acumulaciones de grasa que rodean el rostro, algunos cubiertos de pecas y lunares que le dan forma a nuestra cara.

Mis oídos

por                mis                                         oídos                               logro escuchar tu voz                               y con solo una llamada                                puedo llegar a verte                                y a pesar de la distancia                               

Rollos de cámara

ojos que vieron tu vida pasar, que no entendieron lo visto, no pudieron responder.

2012

Sé que la luz existe pues entra por un hueco que hay en la lámina.

Cuando el universo llora

En un espacio indefinido todo punto escogido es un centro.             El universo es una totalidad, yo, una parte.

El centro de mi universo

El centro de mi universo no ha sido un punto fijo en el espacio ni en el tiempo. Ha cambiado conmigo.

Pelo, poro, piel

Piel Muralla de roble Cobijo de depredadores, virus y bacterias.

Nuestro centro

La historia no es un lujo, es una necesidad. M.L. Portilla. Yo apostaría que cuando alguien contó una historia por primera vez, empezamos a ser humanos.

Ónfalo

De acuerdo a la mitología griega, Zeus hizo volar dos águilas (o dos cuervos) a partir de dos puntos opuestos del Universo.

Zyanya

Bendecida por un dios, con los años que no tienen fin. En ningún lugar, sino en un momento. Eres millones de años luz.

Las partes de mi cuerpo

Estoy en un aquí y ahora, atemporal, que me proyecta.

Todo lo que soy

Cada cierto tiempo se hace necesario el reconocimiento de la singularidad de cada parte, de hacer evidente lo que es diferente dentro del conjunto orgánico.

Tersura y calidez

Las piernas descubren su propósito al enredarse con otro par; entre las sábanas por fin se rinden con placer no son ya soporte ni fuerza  sino tersura y calidez; fluyen

Sobre aquella extensión de memoria que abarca el cuerpo

Los recuerdos son algo distante, objetos movidos por el viento. En ocasiones sabemos a dónde van porque les sujetamos de algo, un hilo que nos deja tenerlos presentes, aunque lejos.

Resonancias del cuerpo herido

Distrofia   Por las noches pienso en las probabilidades que hay de que me corten la pierna.

Pies

La palabra pie (plural pies) proviene del latín pes/pedis.

Montañas de carne

Una miga estaba en el suelo, entre torpes pasos de la señora de la casa.

¿Las partes de mi cuerpo?

A veces siento a mi cuerpo con sus dolores necesarios; la sed y el hambre se lo comen poco a poco con la misma sutileza con la que se desvanecen

La perra

Mi cuerpo tirita, la fiebre no para, la hemorragia no cede. No sé qué me pasa, mi carne estropeada, trozada, desgarrada, purpúrea, muerta, ensangrentada.

Entre dos realidades

Para Irlanda fue difícil verse al espejo desnuda, no reconocerse, dejaba que sus lágrimas la acariciaran y cubrieran, apreciaba su traje de piel con su reflejo como compañía, antes eran

Cuerpo

¿Mi cuerpo? Una anémona, una orilla de pensamiento, un sujeto deseante pero nunca deseado. Un torrente de dudas y una herida por la cual emergió otro cuerpo.

Contemplación de frente

Me gusta sentir cómo se desvanecen las raíces al tacto. La indolora metamorfosis dejó de ser discreta y se convirtió en la viva imagen de mi decadencia.

En la biblioteca

Ojos inquietos, como niños, preguntan a un libro abierto.   Ojos cansados,  como ancianos, sonríen al sueño ansiado.   Ojos abiertos, como bocas, devoran conocimiento.

Baile de metal

Una mujer se postra en el escenario,       engranajes encarnados,  peso ligero,       máquina y cuerpo se van uniendo.

A mi sonrisa de dientes no perfectos

¿Cuántos dientes hay en mi boca? Todos los que me permiten decir: ¡mira qué feliz! Las perlas de mi boca no lo son por forma ni color, sino por el

¡Explodendum!

Descifrar su universo heliocéntrico es un delito, como Copérnico   Átomos y vacío sustentan su epiciclo   Su deseo a la belleza de la simplicidad la hizo estallar   El

Centro

El centro del universo soy yo y, a la vez, lo que me rodea.   Está en mí y está en todo.   Lo pienso desde mi pedestal de egoísmo.

Convocatoria Junio 2021

CONVOCATORIA JUNIO 2021 Dirigida a jóvenes de 15 a 30 años Tema del mes: El centro de mi universo La ciencia me enseñó Que el sol no es el centro

Vuelo

Qué ambiente más lúgubre. Haberse visto un aeropuerto así jamás. Poca gente y algunas maletas más. Nada de risas o voces altas. Mucha calma y demasiada angustia.

Aroma a limón

A mi abuelita, porque el tiempo no nos alcanzó    Aún recuerdo el crujir de tus huesos cuando tuviste que volar,   en mi mente sólo se repite la última sonata

La cabellera de las mujeres

El cabello de Sansón debía permanecer intacto, si no perdería toda su fuerza. Pero mientras dormía, Dalila le cortó el pelo y así acabó con su poder sobrehumano.

Para la mujer que amo

Llegué a esta ciudad, creo que se llama Gorod o quién sabe.

Tres textos sobre el cuerpo

I. Es el cuerpo un pedazo de vida y tiempo. De materia, funciones y tejidos.  Que guarda y sostiene. Recuerdos, sonrisas, miedo y dicha.    II. Cuerpo, vehículo de mí.

Fuerte como un turco

El aceitoso mundo de la lucha turca ha tenido figuras que nos resultan raras cuando nos adentramos en él.

Lo primero que noté fueron mis dientes

Lo primero que noté fueron mis dientes.

La mano

Órgano de prensión, la mano es también el órgano del tacto Jean Brun Estábamos bajo la sombra de un árbol, ella abrió el libro y extrajo flores secas, pequeñas corolas,

Signos vitales

1.

Habitando el cambio

I.

Zunge und Sprache

Es la dentadura tu vasto conocimiento; la asimetría de idiomas, poesía en otros versos.

Apología de libertad

Cuando nacimos éramos libres, bastante pequeños a mi gusto, pero libres. Pequeños, gordos y torpes esperábamos el momento de crecer.

Apuntes sobre la anatomía del hombre

La divina obra de arte, la criatura más bella de las que reinan la Tierra: el hombre. Materia hecha carne y huesos. Especie dotada de rasgos determinados por su biología.

A tus ojos

Quiero escribir a tus ojos, para decirles que no tengan miedo, voy a sentarme a decirles: te espero.

Un cuerpo en medio del universo

En una escuela de Saltillo, en un barrio popular, se sitúa una secundaria problemática bardeada de con rejas de metal y, por dentro, construida con ladrillos rojos y cemento gris,

11/06/1990

Estoy podrida no puedo sentir lo vivo dolores dudo de la bondad del hombre pues mata y muere por matar.

¿Piensas en mí alguna vez?

Piensa en mi
¿Piensas en mí alguna vez? Supongo que será difícil ignorarme cuando duelo, pero me pregunto si alguna vez, en cualquier otro momento, ocupo un lugar en tus pensamientos.

Anhelo

Busco los pies que me robaron y los que se perdieron cuando recorrí el mundo los que se fueron detrás de sueños muertos y los que se detuvieron en medio

En partes

Ya me he quedado sin nariz como el personaje de Gógol. Mis ojos circulan tres esferas transparentes.

Devaneo de iris

Claudia había tomado agua, luego pensó qué día de la semana era. Jueves. Todavía era temprano para dar una vuelta, otra vez, a la biblioteca.

Noticias del paraíso

Querida mía:   el ambiente es una cosa muy grande. Ya lo has dicho entre auroras y tormentas.    Pequeños títeres salen de su boca hechos para gravitar el fango.

La mecánica de mis pasos

Una leve diplejia espástica me enseñó el significado de la rigidez. Sin remedio, escaneé mis piernas una y otra vez hasta aceptar la mecánica de mis pasos.

El dolor ensanchó su cuello

Ella sufre en algún lugar tuvo una mariposa anómala   Ahora vive en incertidumbre  miedo mezclado con rabia   tiene una vida pendiente     El sosiego es la aceptación.

Apuntes de un cuerpo narrador

Ese receptáculo tuyo, tejido a través de células que forman la conciencia, está liado al desencuentro entre tus experiencias, emociones y sensaciones.

Palillo de uñas

                                                           

Sobre mis pies

Hace algunos años, acudí a un retiro espiritual que prometía ayudarme a encontrar a mi “verdadero yo”, lo que sea que eso signifique.

Convocatoria Mayo 2021

CONVOCATORIA MAYO 2021 Dirigida a jóvenes de 15 a 30 años Tema del mes: LAS PARTES DEL CUERPO Escribe: Queremos conocer tu punto de vista y tus opiniones.

Boletín de Prensa, 27 de abril 2021 

Programa de mediación en la escritura “Escribir, por ejemplo:” Sistema Universitario de Lectura Universo de Letras de la Dirección de Literatura y Fomento a la Lectura de la Coordinación de

Cuerpo contra cuerpo, Margo Glantz

Con las manos se pinta, se borda, se corta, se sostienen las cosas, se golpea, se muele, se martilla, se cocina, se enhebra, se deshila, se degüella, se flagela, se

Lo más nuevo

Categorías

X