¿Piensas en mí alguna vez?

Piensa en mi

¿Piensas en mí alguna vez? Supongo que será difícil ignorarme cuando duelo, pero me pregunto si alguna vez, en cualquier otro momento, ocupo un lugar en tus pensamientos.

Me gustaría estar presente en tu vida, recibir algo más de atención. No me malinterpretes. No me interesa ir lleno de adornos y colores, ni ser mimado con sales y cremas costosas. No. Disfruto mucho de la sobriedad que has elegido para mí. Es sólo que en ocasiones me siento ignorado. Me siento como una herramienta vieja que poco a poco se oxida sin que a nadie le importe limpiarla porque, aunque sucia, continúa siendo funcional.

¿Está bien si inicio esta conversación diciendo que eres injusta y negligente conmigo? Mi bienestar es irrelevante para ti, sólo te importa que haga lo que tengo que hacer. ¿Puedo preguntarte algo? ¿Cuántas veces me has llevado al médico para hacer una revisión de rutina? La única vez que estuve ahí fue cuando, por un descuido tuyo, la llanta de un auto pasó sobre mí. Recuerdo que estabas muy asustada. No creo que fuera por mí, estabas aterrada por la forma en que tú vida iba a cambiar si yo no podía rehabilitarme.

Trabajo arduamente. Tu estilo de vida es intenso y requiero de la mayor concentración y energía para mantener ese ritmo. La verdad es que disfruto mucho lo que hago, pero a veces siento que no existen las condiciones para que pueda seguir haciendo mi trabajo, cada vez me pesa más. Quisiera poder descansar, que me dedicaras unos minutos al día para saber cómo estoy, que te interesaras por mis necesidades. ¿Sabías que hace meses no te tomas el tiempo de secarme con cuidado? Cada vez estoy más agrietado. Trato de no quejarme, pero es triste y doloroso ver el estado en que me encuentro.

No quiero que esto se reduzca a una lista de reproches. También tengo cosas que agradecerte. Gracias por llevarme a tantos sitios tan lindos, por dejarme explorar el mundo, por hacerme experimentar sensaciones increíbles, por ponerme retos, por pensar en mi comodidad al escogerme un nuevo atuendo.

Formo parte de ti y te conozco. Sé que el descuido que ha producido mi condición actual no es un acto deliberado de maldad, no lo has hecho a propósito, simplemente estás tan enfocada en lo que hay allá afuera que no puedes ver lo que pasa aquí adentro. Reduce la velocidad, regálate tiempo para cuidarte, para cuidarnos.

Gracias por recibir estas palabras. Espero que en adelante nuestra relación pueda ser distinta.

Semblanza

Darinka Ramos. 30 años. Estoy intentando llevarme mejor con las hojas en blanco.

15

Dejar un comentario

*

code

X