Los cachetes

pexels-marcelo-moreira-1926620-scaled-thegem-blog-default

Todos los tenemos, unos más que otros, pequeñas acumulaciones de grasa que rodean el rostro, algunos cubiertos de pecas y lunares que le dan forma a nuestra cara. Son grandes delatores, se sonrojan en contra de nuestra voluntad cuando nos encontramos en situaciones vergonzosas. 

La adrenalina se apodera de tu cuerpo, tu cerebro se llena de confusión mientras la sangre sube a tus cachetes y, en cuanto menos lo esperas, tu cara parece un tomate que deja en claro a todos la pena por la que estás pasando. 

En momentos de alegría se levantan como dos pequeñas montañas que descubren una gran sonrisa y dejan ver las emociones que sentimos aun cuando las queremos ocultar. Son traicioneros y lindos, son un arma de doble filo. 

Valeria Márquez (Mexicali, 2004), estudiante de cuarto semestre del Colegio de las Américas Preparatoria y forma parte del Taller de escritura creativa del colegio. Durante su corta vida ha intentado demasiados hobbies como natación, danza, dibujo y karate pero ninguno ha sido duradero. Actualmente pasa su tiempo libre viendo películas y series mientras come galletas oreo.

4

Dejar un comentario

*

code

X