Divagación geo-poética

pexels-nejc-kosir-338936-scaled-thegem-blog-default

Una vez vi un bosque

que envolvía la carretera

bajo los colores vespertinos.

Hasta allá los oyameles,

al frente un pastizal.

 

El color del trigo

a los encinos entinta

antes de dormir con velos grises.

La niebla no es otra cosa

que fantasmas de agua.

 

Luce tan serena

una arboleda de pináceas.

Portan sus brazos aciculares

y protegen al Tezoyo

para no ser visto.

 

Otra vez vi un bosque,

ora verde, ora claro,

bajo los colores matutinos.

Cómo pudo cambiar tanto

Si era el mismo lugar.

13

Dejar un comentario

*

code

X