Entre abedules

birch-2431315_1920-thegem-blog-default

Una vez vi un bosque

Bermejo y dorado 

Desenterré ahí un cofre con mi nombre

 

Mis manos manchadas de tierra 

Tomaron una llave de plata 

Se supone abriría una puerta quemada 

Escondida entre dos abedules

 

Oculté la llave en el centro del bosque

Quién sabe dónde

No me importa

El bosque es infinito

 

Me dediqué a vagar 

Me convertí en musgo, en corteza,

en tierra fértil 

 

Olvidé mi nombre

Existo anónimo

Ignoto

 

Es mejor así

Susurra el viento entre las hierbas 

Que los muertos no despierten de sus sueños

15

Dejar un comentario

*

code

X