Relato de un sueño bifurcado

pexels-james-wheeler-1578750-scaled-thegem-blog-default

una vez vi un bosque

y del bosque salían tus manos y tus piernas

las manos querían establecerse entre los árboles

entre las ramas querían acomodarse como lo hacen las ardillas

hacer un fuego de noche y un fuego de día

y columpiar

           sobre el mismo fuego

                                   su alimento

 

me invitaban a observar los amaneceres

           a perfeccionar ese recuadro

                                             a construirlo

a esculpir sobre las mismas rocas nuestro nombre

y unir nuestros dedos hasta el alba 

 

pero las piernas

que si no se les da un camino para recorrerlo

                                                              se entumen

que sin el calor de su marcha 

no se enciende el placer del movimiento

                                                              y se oxidan

 

¿cómo iban a aguantar esas piernas tan azules?

 

sin su gracia mecánica 

     las piernas no siguieron a las manos

                                                              y se fueron

 

te digo que una vez vi un bosque

y no estabas tú completa

dejé tus pobres manos

                                             y me fui con tus piernas

13

Dejar un comentario

*

code

X