Bosque

pexels-james-wheeler-1534057-scaled-thegem-blog-default

Una vez vi un bosque y ese bosque también vio en mí. Las copas de sus árboles se fruncieron, estaba intrigado con mi presencia. Los pajarillos se asomaron de las ramas y sus plumas me señalaban con tanta extrañeza. Pronto me sentí débil, observado. Pasaron algunos minutos de reflexión antes de que, con gran amabilidad, el bosque me invitara a pasar la noche en su extensión. Accedí con humildad, haciendo una reverencia a todos en muestra de agradecimiento.

Durante el transcurso de la velada, el bosque se dirigió a mí, haciendo resonar sus raíces: hace tiempo que no veía a uno de ustedes.

No respondí, únicamente bajé la mirada. Nunca he visto a otro como yo.

1

Dejar un comentario

*

code

X