El bosque que se ve

hummingbird-5592308_1920-thegem-blog-default

Una vez vi un bosque, 

cuyas raíces reptaban a través de un suelo generoso y dispuesto, 

se alzaban con majestad las copas de sus árboles y comunicaban a las nubes peregrinas sus secretos, 

y las nubes, agradecidas, le otorgaban agua joven para mitigar su sed. 

 

Hay en el ombligo del bosque un manantial, 

donde beben sin lastimarse la hormiga y el oso, 

la serpiente y el conejo, 

el sol y la luna. 

 

Vi un bosque, 

en el silencio tejía su armonía

y alimentaba a sus huéspedes con cariño y abundancia. 

 

El bosque duerme el sueño de los siglos, 

en su descanso florecen la vida y también la muerte.

 

Una vez vi un bosque, 

cristal perfecto de plenitud, 

y en su transparencia me vi a mí mismo, 

habitándolo como un colibrí.

8

Dejar un comentario

*

code

X